Bali a nuestro ritmo 5


Después de la marcha de los padres de Dani nos teníamos que quedar unos días más en Bali. Por qué? Necesitábamos tener la extensión del visado indonesio en nuestro poder para seguir viajando por el país, y mientras eso no sucediera nos veíamos “atrapados” en la isla. Aprovechamos esos 10 días para ver todo lo que no pudimos la primera vez e incluso nos fuimos de “fin de semana”: agarramos nuestros bártulos y la moto y nos dimos una vuelta. Ahí va:

En marcha

En marcha

TANAH LOT

Uno de los lugares más visitados de la isla es este templo hinduista y el momento más atractivo para ir es al atardecer. Nos acercamos allí en moto y antes de acceder por la entrada oficial, vimos un cartel indicativo tal que “Tanah Lot 150m” con una flecha a la derecha. Nosotros seguimos la fecha y el camino nos llevó hacia un acantilado donde podíamos dejar la moto sin problemas. Sin quererlo nos habíamos colado, así que una vez dentro actuamos con naturalidad. Tanah Lot es una conjunto de templos situados en los bordes de los acantilados que se encuentran a sus pies. Excepto uno de los templos que se encuentra “en mitad” del mar. Cuando hay marea baja se puede acceder caminando, y puedes hacer algun tipo de ofrenda. El lugar es precioso y cuando el sol comienza a ponerse los colores naranja dejan paso a unas vistas maravillosas.

A 22km de Kuta.

Puesta de sol en Tanah Lot

Puesta de sol en Tanah Lot

ULUWATU

El templo de Uluwatu nos lo recomendaron una pareja de finlandeses que conocimos en Panglao (Filipinas). Les hicimos caso y se lo quisimos agradecer. Uluwatu es uno de esos sitios que te hacen repensar en qué lugar te encuentras. Seguimos estando en Bali? En Indonesia? O nos hemos transportado a otra parte del mundo? El templo en sí no tiene especial interés, almenos para nosotros. Lo que nos impactó realmente fueron los acantilados y el contraste paisajístico que se puede encontrar en la isla. Los acantilados ofrecían unas maravillosas vistas y las olas chocaban fuerte contra ellos, con toda la fuerza de la que eran capaces.

Otros protagonistas de este lugar eran los monos, que se dedicaban a robar pertenencias de los turistas que pasaban por allí, y de cuando en cuando se daban un baño para refrescarse.

A 23km de Kuta

Preciosas vistas desde Uluwatu

Preciosas vistas desde Uluwatu

En modo Titanic

En modo Titanic

PADANG PADANG BEACH

Preciosa y larga playa en la que se puede pasear largo rato, tomar el sol con mucho espacio entre tú y tu vecino pero en la que no es muy recomendable bañarse, porque como ya viene siendo común en esta isla, las olas son tan fuertes que temes a ser arrastrado hacia adentro.

A 4km de Uluwatu

La larga playa de Padang Padang

La lara playa de Padang Padang

WHITE SAND BEACH (Bias Tugel)

Se encuentra a pocos kilómetros del puerto de Padangbai. Se puede acceder por dos lugares, uno de ellos está indicado y tendrás que pagar un precio simbólico a cambio de que te cuiden la moto, y otro por el que accedieron nuestros amigos Ari y Martí y que no pagaron nada. Esta pequeña calita de arena fina y bien cuidada es perfecta para disfrutar del color de sus aguas y de la tranquilidad bajo la sombra de los árboles, además de una buena compañía.

A 52km de Kuta

Tranquilidad en la playa

Tranquilidad en la playa

Fin de semana en el norte: Amed, Lovina, Twin lakes & Ubud
AMED

Del pueblo de Amed poco pudimos ver, llegamos de noche, después de 2 horas en moto y cansados. Lo primero que hicimos fue buscar una escuela de buceo y alojamiento. Lo encontramos todo en uno y allí nos quedamos. Al día siguiente, a las 9, estábamos rumbo al primer punto de buceo. Tuvimos que iniciar el buceo desde la playa, era la primera vez que lo hacíamos y fue algo aparatoso debido al gran oleaje. La primera inmersión trataba de una pared vertical en la que pudimos ver cantidad de bichos pequeños y poco más. No nos resultó muy interesante. Pero habíamos venido a Amed por algo más. Y es que aquí se encuentra un barco japonés de la II Guerra Mundial, llamado SS Liberty. El barco atracó en la costa después de la guerra, pero el volcán Agung, el más alto de la isla, entró en erupción en el 1964 y arrastró el barco hacia dentro del mar, dejándolo situado entre 10 y 28metros de profundidad.

El barco está completamente comido por el coral, y aunque se pueden apreciar algunas escaleras, el ancla y algunos habitáculos, no da la sensación de que sea un barco. La fauna que vive es preciosa y muy variada y disfrutamos mucho de este buceo, incluso pillamos in fraganti una tortuga comiéndose el coral.

A 47km de White Sand Beach (Bias Tugel)

LOVINA

Después del buceo en Amed nuestro siguiente destino era Lovina, a 2 horas y media. El recorrido en moto era precioso y esta vez llegamos cansados, pero de día. Pudimos disfrutar de la puesta de sol en la playa de arena negra, pero suave, y rechazar varias veces ofrecimientos para avistar delfines al día siguiente. Lovina es un pequeño pueblo turístico con una playa larga y bonita, pero sin el barullo de Kuta. Un lugar ideal para relajarse.

A 88km de Amed

Atardecer en Lovina

Atardecer en Lovina

TWIN LAKES

Los lagos gemelos se encuentran a escasos 30 minutos de Lovina y a un poco más de medio camino de Ubud. Los lagos llamados Danau Tamblingan, el más pequeño, y Danau Buyan el mayor, se pueden ver a la vez desde un mirador que hace las veces de parque temático. Como viene siendo habitual a los indonesios les gusta hacerse fotos con todo tipo de bichos, y allí encontramos a un par de zorro voladores, serpientes e iguanas. Además, una pareja de indonesios se estaba haciendo la sesión de fotos para su boda. Roser aprovechó para pedirles una foto. Los lagos son preciosos y la visita, aunque sea corta, vale la pena.

A 18km de Lovina

Uno de los lagos

Uno de los lagos

Con los novios balineses

Con los novios balineses

UBUD

La ciudad de la espiritualidad y del turismo “new age” (como dijo un amigo) ya la conocíamos pero quisimos parar aquí para hacer noche. Gracias a Couchsurfing, Iwan, nos ofreció un lugar donde descansar en la terraza de su café. Allí conocimos a sus bohemios y músicos amigos, además de otros couchsurfers que pasaban allí la noche. Al día siguiente tendríamos que volver a Denpasar, a la oficina de inmigración.

A 60km de Twin Lakes

Templo en Ubud

Templo en Ubud

SANUR

El pueblo de Sanur y su playa se nos antojaba como un lugar tranquilo y cercano a Kuta en el que podíamos desconectar. Fuimos para comprobarlo y así era, lo único que sus precios no nos permitieron ni cenar allí. El tipo de turismo que se encuentra aquí es de personas de más de 50 años y por lo tanto sus estándares son mucho más altos que los nuestros. Aún así, nos pareció un buen lugar en el que relajarse.

A 14km de Kuta

Relax en la playa de Sanur

Relax en la playa de Sanur

KUTA

La maldita, la corrompida, la odiada por muchos viajeros. En Kuta puedes encontrar de todo lo bueno y todo lo malo. Allí tuvimos que hacer base porque resultó ser el lugar más barato y donde podíamos alquilar una moto. A pesar del bullicio, de la fiesta y de los borrachos, uno acaba acostumbrándose y camina por sus calles como si de un indonesio más se tratase. En Kuta se puede vivir con un presupuesto bien bajo, solo hay que saber encontrar los lugares baratos para comer y en qué supermercados están los precios para no turistas, así que si tienes un presupuesto ajustado tendrás que caminar 15 minutos o más para no pagar por el agua a precio de oro. Sabiéndote donde se encuentran las gangas y evitando los borrachos nadie diría que Kuta es tan horrible como la pintan. A pesar de eso, estábamos deseando marcharnos de ahí. Como detalle, no todos los indonesios en Kuta piensan en sacar el dinero a los turistas, fuimos a cenar 3 noches seguidas al restaurante-casa de una familia que tenían Nasi Goreng por 8000R (todo un chollo teniendo en cuenta donde estamos) y al hombre le caímos tan bien, que la última noche nos regaló una rosa hecha de servilleta en agradecimiento a nuestra lealtad.

La isla de Bali es preciosa, si quieres recorrerla hazlo en moto y si quieres conocerla apuesta por los lugaremos menos concurridos.

Aunque algo borroso, bonito recuerdo de nuestro cocinero favorito en Kuta

Aunque algo borroso, bonito recuerdo de nuestro cocinero favorito en Kuta


Responder a Maria José Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “Bali a nuestro ritmo