Nara: de ciervos va la cosa 1


Nara es una ciudad que se encuentra a tiro de piedra de Kyoto y es famosa por sus templos y porque el parque de Nara está lleno de ciervos. Así que desde Tokyo cogimos el tren para ir a descubrir la ciudad.

Cuenta la leyenda que al fundar la ciudad de Nara se invocó, como de costumbre, a un dios protector. Este se presentó montado en un ciervo blanco y desde entonces los ciervos han sido sagrados en este lugar y han proliferado.

Esperando que abran el restaurante

Esperando que abran el restaurante

Nos esperábamos encontrar una pequeña ciudad con varios templos, algunas calles comerciales y un parque en el que se concentrasen estos graciosos animales, pero están por todas partes. Los ciervos campan a sus anchas por el parque y alrededores e incluso por algunas calles de la ciudad. El hecho de que sean sagrados ha llevado a su protección bajo pena de cárcel y a la proliferación de puestecillos que venden snacks para ciervos.

Ciervo suplicando algo de comida

Ciervo suplicando algo de comida

La presencia de estos animalillos añade un toque muy interesante a la visita a los ancestrales templos de la ciudad que se vuelve más divertida cuando ves a un ciervo haciedo reverencias (nunca llegamos a tiempo de hacer un video) para pedir comida o cuando gente que ha comprado estos snacks sale despavorida y gritando en cuanto los ciervos se le acercan (no habían comprado la comida de ciervos para eso?).

Paisaje otoñal en el parque

Paisaje otoñal en el parque

Echamos el día visitando los diversos templos, saltándonos algunos donde no quisimos pagar la entrada y disfrutando de los ciervos y del otoño entre templo y templo. Hacia el mediodia buscamos un lugar al sol lejos de los ciervos y disfrutamos de un pequeño picnic a base de onigiris y bocadillos de atún.

Uno de los varios templos de la ciudad

Uno de los varios templos de la ciudad

Volviendo a la estación de tren descubrimos un juego que se nos había pasado por alto: la ciudad te da la opción de aprender algo de su historia mediante una especie de trivial que vas encontrando por el camino: 10 preguntas sobre la historia de la ciudad, que tienen sus respuestas levantando el mismo panel de la pregunta. Una manera bastante original y algo más entretenida que un solo panel explicándolo todo.

Paseando por Nara

Paseando por Nara

Seguramente dedicándole uno o dos días más es posible visitar el museo de historia que hay en el pueblo o las calles más comerciales, pero Nara da también para pasar un muy buen día si te alojas en Kyoto y esa fue nuestra opción.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Nara: de ciervos va la cosa

  • Maria José

    Qué curiosa ciudad, me encanta qué cuiden a los ciervos, los templos y los colores de los árboles son una maravilla.
    Se ve una ciudad muy bien cuidada y tranquila