Viena: el desengaño con la capital austríaca 2


Quizás porque teníamos unas expectativas muy altas, quizás porque nuestro presupuesto era bajo, quizás porque no fuimos en la mejor época o quizás por todas las cosas juntas, la cuestión es que los 5 días que estuvimos en Viena se nos hicieron eternos.

Veníamos en autobus desde Praga, que se encuentra a tan sólo 4 horas, y el hostal donde nos alojamos estaba algo alejado del centro, pero tampoco nos importaba. Las malditas normativas de los hostales europeos nos dejaban bastante sorprendidos: viniendo de Asia que nos recibían con los brazos abiertos (casi siempre) nos sorprendió lo ariscos que eran en los hostales europeos. Y es que el concepto de hacerse uno su propia cama no acabábamos de enterlo. Qué servicio nos ofrecían entonces, a parte de dejarnos dormir ahí?

Resulta que en los hostales europeos te dan las sábanas y tú -el cliente- eres el responsable de hacerte la cama. Además en este hostal de Viena nos pedían déposito para todo: para el secador, la taquilla, la llave de la habitación, la llave de la taquilla…

Catedral de San Esteban

Catedral de San Esteban

La primera impresión

Viena es abusivamente caro para un viajero de larga duración e incluso comiendo en el supermercado, como lo hacíamos, los precios se disparaban. Después de más de 1 año sin ver Euros en nuestros bolsillos nos los volvíamos a encontrar y no recordábamos cuán caro era todo. Pero claro, Austria no es España, y precisamente Viena es uno de los países europeos con la renta per capita más elevada del continente europeo. Nada menos.

Ayuntamiento de Viena

Ayuntamiento de Viena

Mercadillo navideño

Mercadillo navideño

Así que todos los museos a los que podíamos ir, los tuvimos que descartar por su elevado precio: nada menos que 15€ cada entrada. Sí que es cierto que había entradas combinadas, y que con el frío que hacía nos podíamos pasar el día en museos, pero no nos acabó de convencer el negocio. Así que decidimos pasearnos por la ciudad desde primera hora de la mañana a última. Y como iba siendo habitual hicimos el único FREE WALKING TOUR de Viena. Resulta que al igual que Praga (como decíamos en el anterior post) hay una enorme competencia de tours guiados, pero estos son de pago. Tan sólo existe una compañía que los ofrezca de manera grauita, y esto genera un malestar en el ambiente.

Aún así el guía que nos tocó, era un checo que hablaba perfectamente español. Resulta que había estado más de 15 años viviendo en Asturias y su hija era catalana, y él trabajaba como guía de forma temporal. Se quejaba que Zapatero y sus “secuaces” le hicieron cerrar el negocio y se tuvo que buscar la vida fuera de las fronteras españolas.

Además, nos explicó muchísimos detalles sobre la historia de este enorme imperio: el austrohúngaro. Uno de los imperios más importantes de nuestro continente. Y es que el gran imperio fue fundado en el siglo XIX y tuvo una vida de poco más de 50 años.

De regalo de Navidad: un concierto

Estábamos en Viena que es la capital de la música por excelencia, y no podíamos dejar pasar la oportunidad de ver un concierto vienés en toda regla. Estaba claro que el concierto de año, el que ponen en TVE, no nos lo podíamos pagar. Paseando por la plaza de la catedral de San Esteban nos encontramos a decenas de hombres vestidos al más puro estilo siglo XIX acosándote para comprar una entrada. A nosotros nos asaltó un joven vienés que hablaba español y nos dijo que era un trabajo de estudiante, que era muy duro, pero que era típico mientras estudiabas en la universidad. Nos acabó convenciendo, y es que aunque el precio nos tiraba atrás, nos acabamos dando ese regalo de Navidad. Por suerte no había codigo de vestimenta y es que son conciertos dirigidos a turistas como nosotros que se representan cada tarde un antiguo edificio gubernamental. Se trataba de la Wiener Royal Orchester, un grupo de cámara, 2 cantantes líricos y 2 bailarines. La primera parte fueron las obras más conocidas de Mozart y la segunda parte hubo algo más de variedad. No nos acabó de convencer el formato y salimos un poco desencantados.

 

Sissi, tienes un jardín muy grande

Fuimos al palacio de primavera de Sissi el día 26 de Diciembre, esperando encontrarnos poca gente y lo que vimos fueron larguísimas colas. Así que nos decidimos únicamente por pasearnos por los jardines tristes y secos del gran palacio primaveral de la emperatriz.

Los jardines del palacio

Los jardines del palacio

Quizás el lugar que más nos gustó de Viena fue el precioso edificio que tienen como Ayuntamiento, los mercados navideños con olores que invitan a comer todo lo posible y el proyecto tan original que lanzó en los años 80 el artista Friendensreich Hundertwasser con sus 50 viviendas llenas de colores, formas y materiales diferentes. Creando así un nuevo concepto de vivienda, espacios verdes y sentimiento de comunidad. Existen dos edificios en la ciudad, uno muy cerca del otro. Uno de ellos es un museo y en el otro siguen viviendo personas.

 

Bienvenidos

Bienvenidos

Colores y formas, esto es Hundertwasser

Colores y formas, esto es Hundertwasser


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Viena: el desengaño con la capital austríaca