Comiendo por Taiwan


Dicen que comer es uno de los placeres de la vida y la afirmación adquiere una nueva dimensión en Taiwan. Comer no es solo disfrutar de los alimentos o del omnipresente te, es también disfrutar de los mercados nocturnos, de las paradas, las luces y el ambiente.

Puesto de huevas de rana en un mercado nocturno
Puesto de huevas de rana en un mercado nocturno

La variedad de comida sorprende y es posible encontrar desde morcilla hasta sapos, pasando por una gran variedad de opciones. Yo iba dispuesto a probar todo lo posible, y aunque lo intente, fui incapaz de atreverme con la sangre de pato.

Arroz con salsa de cerdo, ternera picante y ensalada de pepino
Arroz con salsa de cerdo, ternera picante y ensalada de pepino

Lo que si que no dejé escapar fueron los platos típicos como los noodles de ternera, el pudding de tofú o el tofu apestoso (stinky tofu). El último estuve a punto de rechazarlo porque realmente se ha ganado el nombre que tiene. Sin embargo, si uno consigue olvidarse del olor, es un plato muy gustoso.

Preparando setas a la brasa con picante y lima en un mercado nocturno
Preparando setas a la brasa con picante y lima en un mercado nocturno

El te fue lo primero que busqué y no fue muy difícil encontrarlo, porque en cada esquina hay paradas vendiendo distintas variedades: con leche, sin leche, verde, negro con jazmín o sin. Sea cual sea la variedad escogida, el bubble tea, fue una recomendación recurrente en muchos de los países de Asia que recorrimos asíq ue no podía dejarlo escapar.

Pudding de tofu con gelatina, taro y judias
Pudding de tofu con gelatina, taro y judias

Si algo me quedo claro, es que los Taiwaneses están tremendamente orgullosos de su gastronomía y de su te y estarán encantados de explicarte lo que necesites y de recomendarte lugares y platos. Me fue imposible probar todo lo que me recomendaron, aunque lo intenté. Me senté frente a bollos de carne, setas picantes con lima, tomates con algas, sopa de pies de cerdo con gambas, pasteles de pescado con pepinillos, noodles, arroces…

Nada como un buen bubble tea antes de ir a dormir.
Nada como un buen bubble tea antes de ir a dormir.

Si algo está claro es que, en Taiwan, comer es uno de los placeres de la vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *